Pan negro para todos

Publicado: abril 4, 2011 en cine
Etiquetas:, ,

Para los “posibles” lectores, antes de seguir leyendo es imprescindible advertir que, aunque no se desarrolla el argumento de la película “Pa negre“, desde algún punto de vista y para cierto tipo de público puede ser un spoiler. No se trata de una crítica cinematográfica, si no del intento de aglutinar los sentimientos provocados por la película. Para los que no han visto la película, les aconsejo que la vean y, si quieren, vuelvan a compartirla aquí.

Me siento como Andreu, consciente de las mentiras vividas y sufriendo por ello. Muchos sentimientos han aflorado al vivir la experiencia de Andreu; porque hay cine, literatura … arte, que se vive; el bueno. Ese último bao en el cristal representa tantas cosas.  Quién sería capaz de convencer a Andreu para desconfiar de “ese peligroso sentimiento o convencimiento intuitivo de que soy yo quien tiene razón” (Popper dixit), cuando es la mejor (quizás la única) herramienta que se tiene para superar el dolor.

Es oportuna esta historia porque muchos estamos empezando a ser conscientes de las mentiras vividas. En mi caso, la gran diferencia con Andreu es que, por miedo o por autodefensa (¿por suerte?), he querido ser consciente de esas mentiras en la etapa que algunos denominan de madurez.

Porque Andreu nos representa a muchos, deseamos, casi imploramos que todas sus/nuestras emociones negativas no se transformen en rasgos comunes del paisaje de su/nuestra vida cotidiana. Entendiendo a Andreu y su entorno (que nos guste o no, tanto ha marcado el nuestro) comprenderíamos el pelígro que, por nuestra historia, corremos de convertirnos en fanáticos intolerantes. También comprenderíamos que si el esfuerzo de desarrollar nuestra memoria histórica tiene algún sentido sería el de desenredar las cuerdas emocionales, no dejándolas en manos de otros, para clarificar nuestra mente y para reaccionar desde la compasión y no desde la angustia o desde la ira.

Anuncios
comentarios
  1. elu dice:

    @maskofgeek

    Quiero ser el primero en dejar aquí un saludo y la esperanza que siempre me inspira un nuego blog. Amo la libertad de expresión, sobre todo cuando quien la ejerce tiene algo que decir y yo intuyo que tu eres uno de esos.

    No he visto aún esa película tan laureada en los Premios Goya de este año; quizá precisamente por eso, desconfío mucho de lo que votan nuestros eminentes miembros de la Academia Española de las Artes Cinematográficas. Hecho de menos las películas de Víctor Erice, Gonzalo Suárez y otros verdaderos genios españoles del cine mundial. Cuando la vea, podré contarte las emociones que me inspire.

    Muchos hemos tenido una infancia/adolescencia llena de imágenes que, probablemente, no debiéramos haber visto, de experiencias que quizá hubiese sido mejor no tener. De mentiras, muchas mentiras, verdades a medias y demasiado adoctrinamiento y manipulación. Y, si, conozco esa sensación de ser yo el que posee la verdad absoluta. Lo cierto es que no se qué o quién me ha salvado de los fanatismos y la intolerancia. Quizá la desconfianza. La misma que hace más difícil el amor, la ternura, el cariño, la comunicación y muy fácil la soledad.

    • maskofgeek dice:

      Aunque nos conocemos poco, por lo que puedo apreciar en tus comentarios te aconsejo fervientemente que veas la película, creo que te va a gustar. A mi me ha impactado y aunque en el post pueda parecer que por verme reflejado, precisamente he escrito el post porque creo que, en este momento en el que parece que todo se desmorona, se puede ver reflejada mucha gente.
      La película aparenta tener un final muy pesimista, pero para mi es todo lo contrario (lo reconozco soy un tipo raro, raro 😛 ). Cuando se desmorona todo, cuando todo ideal pierde el sentido, nace la verdadera consciencia y la verdadera comprensión y esto está en el polo opuesto de la desconfianza.
      Me pasa lo mismo cuando leo a Cioran, el más pesimista de los (no) filósofos, que cuando más se hunde en el fondo de la cruel realidad del mundo escribe cosas como …

      Decididamente, no hay salvación mediante la historia. Ésta no es, en absoluto, nuestra dimensión fundamental; sólo es la apoteosis de las apariencias. ¿Será posible que, una vez que nuestra carrera exterior se haya abolido volvamos a encontrar la naturaleza que nos es propia? El hombre post-histórico, ser completamente vacante, ¿será apto para encontrar en sí mismo lo intemporal, es decir todo cuanto ha sido ahogado en nosotros por la historia? Únicamente cuentan esos momentos nuestros que ella no ha contaminado. Los únicos seres que están en condiciones de entenderse, de comulgar realmente entre sí, son los que se abren en este tipo de momentos… A lo que no puede ser captado sólo se acercan las hazañas interiores, sólo ellas tienen acceso, aunque sólo sea durante un segundo, un segundo que pesa más que todo el resto, incluso más que el propio tiempo.

      … es que después de esto solo quiero callarme y disfrutar de esa consciencia.
      Por cierto muuchas gracias por hacer el esfuerzo de entenderme y de intentar comulgar conmigo.
      Un abrazo

  2. elu dice:

    Tu madrugas y yo me acuesto tarde (si juzgamos a primera vista por los horarios de publicación de los post :-). Pero también podría ser todo lo contrario.

    Por lo demás lo único que me cuesta entender de ti, es de donde sacas eso de que yo “tengo que hacer un esfuerzo para entenderte y comulgar contigo”. Yo no he de hacer ningún esfuerzo para entenderte, ni para comprenderte y en cuanto a lo de comulgar; imagino que ha sido una forma de decir que me esfuerzo por que mis ideas sintonicen con las tuyas. Te equivocas en lo del esfuerzo, ten entiendo perfectamente sin esfuerzo alguno. Y creo que tampoco estás muy acertado en lo de las ideas. Yo tampoco te conozco mucho pero, al leerte, mi intuición me dice que tenemos conciencias muy parejas y probablemente vivencias muy similares.

    Yo soy un tipo de tendencias pesimistas. Escéptico hasta límites insospechados (desde niño, mi infancia fue un poco especial*); y por tanto totalmente gnóstico. He leído demasiado y posiblemente mucha mala literatura, ahora que ya sé lo que quiero leer, también se que no me queda tiempo suficiente, y aún así releo bastante. Ahora mismo estoy decidiendo si releer “El País de las Últimas Cosas” de Paul Auster, me va a sumir en una melancolía llevadera o en una profunda tristeza (porque a mi, la buena literatura me emociona incluso releyendo). Seguramente lo haré. Llevo demasiado tiempo leyendo textos técnicos, historia: Herodoto, filosofía susave: Marco Aurelio, B. Spinoza… Si, quizá es hora de leer o releer otras cosas.

    No creo que seamos tan diferentes, aunque no leamos lo mismo 🙂

    Un saludo

  3. maskofgeek dice:

    Entiendo que siempre es un esfuerzo comulgar e intentar comprender a cualquiera, más si tenemos en cuenta que nuestra sociedad no nos prepara precisamente para ello. En todo caso me alegro que no te sea complicado, como indicas sin duda que es porque tenemos cosas en común.

    De Paul Auster he leido Viajes por el Scriptorium … bueno no está mal y El libro de las ilusiones y este si que me impresionó. Ya me contarás que tal te ha ido con la reelectura de El país de las últimas cosas, los buenos libros siempre son un descubrimiento. Por reflexionar sobre el tema, si tiene alguna ventaja haberlas pasado muy putas (que en el fondo dudo mucho que lo tenga) es que quizás te permita disfrutar de experiencias extremas (también en la literatura) con menos apego y desde otro punto de vista … toda esta reflexión enmarcada en un mar de dudas.
    Estoy en una fase en la que el aspecto cultureta 😉 lo estoy dejando abandonado. Me estoy poniendo las pilas con temas técnicos, porque quiero aprovechar que dispongo de tiempo para montar cosas (todavía no tengo claro que) para las que antes no lo tenía. El gran problema es que llevaba una temporada dedicándome únicamente a la gestión y volver a lo puramente técnico cuesta, aunque ya he empezado a disfrutarlo. Tengo intención de utilizar este blog también para contar esta aventura.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s